sábado, 28 de enero de 2017

EL ZOOLÓGICO DE MARACAY Y SU HISTORIA



El Parque Jardín Zoológico de “Las Delicias” ubicado en Maracay, capital del Estado Aragua, se convirtió desde 1915 en el primer Zoológico de Venezuela. En su tiempo de mayor esplendor, fue considerado como uno de los mejores, más modernos e importantes de América por su completa exhibición y variedad de especies traídas de todas partes del mundo. Su establecimiento y construcción se debió al gran entusiasmo del Benemérito General Juan Vicente Gómez, Presidente de la República de Venezuela, de preservar la fauna en un buen sitio, adecuado y hermoso para el goce y disfrute del pueblo venezolano.    

Origen del Parque Zoológico.

Todo comenzó cuando en 1915 el General Vincencio Pérez Soto, quien desempeñaba la Presidencia del Estado Apure, le compró a su amigo el General José Ignacio Briceño, dos garceros.

El General Briceño comerciaba con la pluma de garza, tan cotizada en los grandes salones europeos, porque Venezuela se convirtió en uno de los principales países exportadores de plumas de garza del mundo. El General Pérez Soto envió las garzas a través de uno de los vapores de la Compañía Venezolana de Navegación hasta Puerto Cabello donde las desembarcaron. Pero en aquella oportunidad no sólo fueron las garzas, sino se capturó un caimán joven en el Apure, también mamíferos como el chigüire, perros de agua, aves como las corocoras, gabanes, peoníos y soldados (o golilludos), arucos que el General Pérez Soto obsequió a su gran amigo el General en Jefe Juan Vicente Gómez.



En diciembre de ese año 1915, se habilitó el sector noreste del sitio de “Las Delicias” para instalar el improvisado Parque Zoológico. De su cuido y mantenimiento se encargó a un señor de apellido Monasterios; algún tiempo después ya era un repositorio de la fauna nacional en forma.


En 1922, el General José Ignacio Briceño fue llamado por el General Juan Vicente Gómez para encargarlo definitivamente de la administración del Zoológico de Maracay en 1923. Junto a él estuvo otro servidor del General Gómez, el señor Federico Strauss con quien Briceño compartió el trabajo de dar fisonomía de sitio turístico al lugar.

Poco a poco fue creciendo el número de los animales que se exhibían en el popular Zoo maracayero, debido a los obsequios y donaciones de distintas especies de la fauna que le hicieron varias naciones del mundo al Presidente de la República de Venezuela, Benemérito General Juan Vicente Gómez.




El Presidente Gómez acudía regularmente en la mañana y en la tarde al Zoológico; a veces se antojaba de alguna fruta. El ambiente era propicio. Los árboles, su sombra; el río. Agradable lugar. Al kiosko, cuyo techo prácticamente era una enredadera de trinitaria, acudían regularmente además de la gente del pueblo, ministros del despacho ejecutivo; diplomáticos en plan recreativo, amigos y servidores de la Causa de diciembre que oían las pláticas del General Gómez, las remembranzas de las campañas de guerra.







Desde un principio se adquirieron cómodas sillas, unas de mimbre y 50 metálicas con el nombre del General Gómez y la inscripción “Las Delicias”, las cuales se conservan como reliquia en la vieja casona remodelada.

En 1928 se procedió a dar un nuevo impulso al Parque Jardín Zoológico de “Las Delicias”. El gobierno del Benemérito General Juan Vicente Gómez, solicitó y encargó varios animales al Zoológico de Hamburgo (Alemania), uno de los más famosos del mundo y se encomendó al maestro Juan de Dios Cordero y al maestro José María Gil los trabajos de construcción de jaulas apropiadas para los animales, especialmente para las fieras.

Estas estructuras estuvieron listas para los animales exóticos llegados de Europa: Tigre de Bengala, camellos, elefante, la jirafa, orangután, chimpancé. A un Circo que pasó por Maracay durante esos días, el General Gómez le compró una pareja de leones africanos, de nombres “King” y “Sultana” y como cosa curiosa, al parecer la oferta fue tentadora, porque el domador de las fieras, el mexicano Refugio Bustamente, se quedó viviendo en Maracay hasta su muerte, prestando sus servicios en el Parque Zoológico.


Poco después de este canje con el Zoo de Hamburgo llegó al país el zootecnista y domador Hans Birch, alemán, quien atendía a las fieras. Joven simpático y caballeroso, rápidamente hizo buenas migas con la gente de Maracay, especialmente con los hermanos Juan Vicente y Florencio Gómez Núñez y otros deportistas con quienes practicaba el basket-ball en el Club “Bolívar”.

Desde 1929 se incorporó al Zoológico el veterinario uruguayo Enrique Vogeler, porque así lo ameritaba la cantidad de animales criollos y exóticos. Desde todas partes continuaban llegando especies variadas que incrementaban el número de animales, formándose así una muestra representativa de la fauna universal. El orangután y el chimpancé corrían por toda el área, completamente libres; llamaba la atención un mono blanco al que llamaban “Pancho” y que el hijo del Gral. Gómez, Gonzalo Gómez sacaba de su jaula, a pasear.





El Zoológico de “Las Delicias” en 1930 continuó ensanchándose; se construyeron nuevas jaulas y en una segunda remesa llegaron: las hienas, el oso polar, lobos, un oso negro, las grullas y faisanes plateados y dorados.

Llegó también uno de los animales que entró en la historia pequeña del parque, el hipopótamo al cual apodaron “Buenmozo”, con unas manchas blancas en sus patas y que acudía cuando el General Gómez lo llamaba para darle de comer en su bocaza. Era la única persona a quien atendía el paquidermo.



En 1930, con 89 años a cuestas, el General José Ignacio Briceño se retiró del Zoológico y en su lugar fue designado don Federico Strauss, quien merecía el cargo por sus ejecutorias como segundo hombre en la administración del parque.

El Zoológico contaba con unas 12 personas para su mantenimiento además del General José Ignacio Briceño, el señor Federico Strauss, el veterinario, el domador, su ayudante y varios obreros.





















Sin duda, el Parque Jardín Zoológico de “Las Delicias” de la ciudad de Maracay, significó en su época de gran esplendor y desarrollo durante el gobierno del Presidente Gómez, una referencia para  el sano disfrute y conocimiento de las diferentes especies de la fauna universal.

(Datos históricos tomados del libro “El Zoológico de Maracay (1915-1985)” de Oldman Botello, cronista de Maracay.

Pueden disfrutar los siguientes videos sobre el Zoológico de Maracay:





No hay comentarios:

Publicar un comentario